domingo, 28 de enero de 2018

Posted by Sergio V. González | File under : ,

En este post os recomendamos un programa que todo lector debería de conocer o al menos haberlo oído de pasada.

Os presentamos Calibre, un programa que una vez que empezáis a usarlo os seducirá con fácil manejo y con todas las comodidades que proporciona.

Os diremos diciendo cuáles son sus diferencias antes cualquier otro programa que para lo que lo conozcáis sabéis que no son pocas ni mucho menos.

Así que comencemos señalando que en sus principios fue presentado como un simple gestor de libros electrónicos, pero al ver que los libros electrónicos empezaron a tener cada vez más fama y a la gente le empezó a gustar este modelo de libros, ya que era más práctico a la hora de transportar numerosos libros, pues empezaron a incluir más funciones al programa, como por ejemplo, el de cambiar de formato cualquier libro.


Y no solo puede hacer eso, y os lo diremos a continuación:

- Calibre permite el ordenamiento en base al título, al autor, al tamaño,…

- Principalmente, se utiliza para la conversión de libros en otro formato, como por ejemplo el más usado es de PDF a Epub.

- Se puede sincronizar con diferentes plataformas de libros, para obtenerlos mucho más rápido sin necesidad de entrar a cada página, como por ejemplo: Google Books, Amazon Kindler, Kobo, Bubok,…

- El programa también incorpora un buscador de noticias, bastante aceptable, en el que podrás enterarte todo lo que pasa en el mundo del lector.

- Y Calibre también tiene un servicio en su página web con el que podrás obtener e-mails en tu correo electrónico donde podrás descargar noticias o incluso libros. 


Es un programa en el que desde mi punto de vista, la gente no lo aprovecha mucho, ya que no sabe con certeza que ofrece realmente, espero que este post haya servido para hacerse esa idea que muchos necesitas, ya que según van sacando actualizaciones, van incorporando funciones nuevas, en las que se podrá disfrutar mucho más. 

lunes, 22 de enero de 2018

Posted by Sergio V. González | File under : , , , , ,

Algo suena fuerte en esta habitación,
Un sonido sale de las paredes de forma de canción.
Una canción lenta con un toque melancólico,
La sintonía me hacía sentir algo terrorífico.

Un toque en la puerta sonó,
No sabía quién sería a esta hora.
Volvieron a tocar rápidamente esperando que alguien abriera,
Yo con temor en todo el cuerpo fui sin rechistar hacía la puerta.
Abrí aquella puerta chirriante con poco entusiasmo,
Mire de reojo pero allí no se hallaba ningún ser viviente.

La sintonía seguía sonando con más volumen que anteriormente,
Pensé que todo podría estar en mi mente.
Pero cuando hacía mi cama quise dirigirme,
Volvieron a tocar la puerta con gran énfasis.
Preocupado me encontraba
Pues no hallaba respuesta alguna a toda esta incertidumbre.


Me dirigí hacía aquella puerta vieja,
Cuando desde la ventana se escuchó un gran golpe.
Pensé que mi mente me estaba jugando un mal momento,
Ya que yo no creía en espíritus ni en nada por el estilo.

Entre carcajadas me dirigí hacia mi cama,
Ya que me encontraba exhausto por tanto drama.
Al arroparme y cerrar los ojos todo entro en un profundo silencio,
No había nada allí afuera,
- Lo que yo decía. - pensé.

A noche más oscura se hizo según pasaban las horas,
Más terrorífica podía llegar a ser.
Un fuerte viento empecé a notar en la ventana,
Tal fue fuerte el viento que la abrió sin problema alguno.
El viento proporcionaba tal ruido que parecía un chillido de una doncella,
Al poco comenzó de nuevo la sintonía que iba al son de aquel ruido.

Levante de un salto para cerrar aquella ventana,
Era imposible por la rotura del enganche.
El viento cada vez más fuerte ya que apenas me mantenía en el suelo,
Volaba en mi habitación sin poder cogerme de ningún objeto,
Me sentía muñeco en mano de un chiquillo.

Al poco me dejo caer con total crueldad sobre el suelo duro,
La sintonía cada vez más fuerte me retumbaban los tímpanos
Con fuerza que note como me empezaban a sangrar.


Empecé a gritar, - YA ESTA BIEN, YA ESTA BIEN.
Pero cada vez que lo repetía,
Mis fuerzas totalmente se perdían.
¿Tan malo fui que un espíritu quiere llevarme? - fue lo que pensé.
Adiós, - Dije con un susurro.

La oscuridad se hizo después de aquello,
Os cuento esto en forma de pensamiento.
Con esmero seguiré contándola,

Algún dia alguien podrá recitarla.

jueves, 18 de enero de 2018

Posted by Sergio V. González | File under : ,
En este caso os voy a recomendar varias páginas en donde podréis descargar libros en versión Kindle. Tanto en descargar gratis como en descargar de una pequeña cuota que te permitirá descargar todos los libros que quieras y leerlos online.




1     24symbols

Esta es la página que os he estado comentando en el párrafo anterior. Y es que esta página te deja descargar libros y leerlos online siempre y cuando se pague una cuota al año. Que haciendo cálculos al mes no supondría gran esfuerzo y se podría disfrutar de todos los libros que tiene su catálogo, tanto descargarlos, como leerlos online.




2       Lelibros

Esta no tiene un catálogo tan grande como la página anterior, pero todo su catálogo está totalmente gratis. El cual podrás descargar los libros tanto en PDF o en Epub si lo prefieres. Y también podrás disfrutar los libros con su función para leerlos online y esta función que incluye la plataforma es muy ligera y rápida a la hora de pasar de página. En resumen, es una web muy sencilla de usar y totalmente GRATIS.




pdf-libros

Con un catálogo bastante completo y totalmente gratuito, esta página te puede ofrecer una grata gama de libros conocidos y no tan conocidos.
La única pega que le veo a esta página es que los libros solo se pueden descargar en PDF y en ningún otro formato. También es muy sencilla de usar y si por algún casual no sabéis descargar, hay un apartado que te lo explica muy bien.




    Freeditorial

Esta web no solo te permite descargar libros totalmente gratuitos, si no, que si eres escritor “amateur” te permite auto publicar libros en la plataforma y también podrás optar en participar en sorteos o concurso en donde participaras con los libros que hayas publicado es esta plataforma.




Lectulandia

Y por último, pero no menos importante os presento Lectulandia, que desde mi punto de venta es la más conocida de toda la lista.

Y como ya sabréis es la que mayor gama de libros tiene en su web, en donde se pueden disfrutar totalmente gratis. Pero la única pega que le pondría a esta plataforma seria la falta de alguna función para leer online, pero en cualquiera casi, esta web, podrás encontrar libros muy variados, de géneros diferentes. Así que tenéis para elegir.

domingo, 7 de enero de 2018

Posted by Sergio V. González | File under : ,
Muy buenas a todo el mundo,

Esta es una carta para todas aquellas personas que vayan a leerla y les vaya a interesar lo más mínimo.

Como mucho ya sabéis, y si no, pues ya lo digo aquí, tuve una panadería de barrio, aunque desgraciadamente la tuve que cerrar por diversos problemas que no vienen al caso.

Antes de abrir dicho establecimiento, muchas personas me estuvieron diciendo que si costaba mucho dinero, que si iba a perder mucho dinero…. Y muchas más cosas relacionadas entre sí.

El caso es que al año la tuve que cerrar, pero no obstante, fue una de las mejores cosas que hice y el no hacer caso a todas aquellas personas, ya que fue una maravillosa experiencia que de ningún otro modo la podría tener.

Yo desde siempre he deseado abrir un negocio y hacerlo grande desde el comienzo, el cual sigo deseando y es el sueño de mi vida, pero después de la realización de la panadería y el fracaso que resulto después, me dio a entender y a comprender muchos errores que cometí en ese entonces.

Al día de hoy no solo tengo pensado abrir un negocio, si no, abrir varios de diferentes cosas, me ha dado la fuerza el abrir mi primer negocio, que no me habría dado si fuera rechazada la oferta.

La experiencia que pase ese año no la quiero cambiar por nada del mundo y que al día de hoy aún hay muchas personas que no lo entienden y que nunca lograrán entenderlo si no experimentan la experiencia.

Y muchas personas me preguntan qué de que va a ser el nuevo negocio y tal. Yo les digo que no se los voy a decir, no es por nada, sé que una idea puede tenerla cualquiera y un nombre más de lo mismo, pero lo que no quiero es que me intoxiquen con mentalidades como me paso la primera vez que lo hice, ese es uno de los primeros errores que la gente realiza y yo realice y es el contarlo a todo el mundo, pero lo que se debería hacer de un principio es contar la idea a gente que se lo merezca realmente.

Muchas gracias por vuestra atención,


Un saludo,

jueves, 4 de enero de 2018

Posted by Sergio V. González | File under : , , ,

Caminaba por una calle totalmente desierta
En una noche demasiado oscura,
Donde los sentidos están en total alerta
La soledad te alberga toda el aura.

La luna se encontraba muy brillante,
En el cielo con estrellas abundantes.

Andaba cada vez más rápido,
Pues notaba una leve presencia.
Una leve ráfaga que me acaricia,
No quiero girar.- la mente me pidió.

Miré hacía la ventana de al lado mía,
Una silueta vi,
Jamás con anterioridad vista.

Una mano con garras de las rejas salió,
En el brazo sin miramientos me araño.


Temor es lo que sentía en aquel entonces,
Horror siento el no poder hacer las paces.

Pues era un sueño que me atormentaba cada anochecer,
Sudando sin parar aparecía en el amanecer.

Alucinaciones sentía,
Temores me abastecían.

Cada noche la misma historieta,
Cada noche la misma rabieta.

Mi ser intentaba huir,
Una silueta me decía de ir.

¿Quién podría negarse a un ser sin igual?

¿Quién podría decir no a sus demonios?

miércoles, 3 de enero de 2018

Posted by Sergio V. González | File under : , ,
Anoche salí con unos amigos a tomar unas birras, era un miércoles como otro cualquiera en una ciudad desolada por la desgracia. Era una ciudad que no ofrecía nada al ser humano, nada más que desolación por vivir allí.

Fuimos a un local bastante retirado, ya que todos los anteriores ya lo conocíamos muy bien, queríamos probar algo nuevo, un nuevo sitio en donde hacer amistades nuevas, ya que es lo único que nos quedaba, no teníamos ni trabajo, ni pareja con quien pasar buenos momentos.

Eran las 2 de la mañana más o menos, ya que se me apago el móvil, por falta de batería. Cuando llegamos al inhóspito bar, miramos por los ventanales para ver que ambiente había, pero no se conseguía ver nada, ya que no había prácticamente luces en el establecimiento.


Pues decidimos entrar, aunque a mi amigo no le parecía buena idea, ya que a él no le gustaba mucho el sitio y menos el ambiente que había. Desde fuera solo se escuchaba música heavy y nada más, ya que ningún otro sonido podría meterse entre la música heavy y salir fuera del establecimiento.

Entramos al final y como sospechábamos no se podía ver nada, a malas penas se podía ver la barra del bar y aún menos el que tenías de al lado.

Nos acercamos a la barra y al otro extremo vimos una sombra, se acercó derecho a nosotros y cuando estaba justo enfrente de mí, nos dimos cuenta de que se trataba del camarero que con tono burlesco nos dijo que si queríamos tomar algo.

Le pedimos unos wiskis solos y él se dio la  vuelta y desapareció en las sombras  de aquel bar oscuro.
Cuando la música se detiene y empieza a sonar otra como si de cantos gregorianos se tratase, mientras yo mirando al otro lado de la barra, ya que pensaba que el camarero estaba tardando demasiado.

Mi amigo, que se encontraba muy callado y parecía que no estaba, porque no se notaba presencia alguna, empezó agarrarme la camiseta con fuerza, de arriba abajo.

Molestado me gire rápidamente e hice que me soltara de un tirón. Él me cogió de la cara y me la giro con un toque seco que hizo que las cervicales me crujieran.

Donde el me apunto, fue al centro de la sala del bar, al cual nadie se encontraba en aquel momento, ninguna sombra se hallaba allí, de vida humana.

En las paredes se empezaron a encender unas antorchas que no sabíamos que estaban allí, y desde ese instante pudimos mejor ver mejor el local, el cual daba a entender que estaba en plena reforma, ya que había ladrillos, palas y demás en el suelo esturreado.

Eche una mirada hacia detrás y ya no había barra ninguna, como si nunca hubiera estado.
Algo raro estaba ocurriendo y mi amigo se fue hacia la puerta a intentar abrirla y estaba cerrada, lo empuje hacia atrás, porque algo le pasaba a la puerta, estaba desapareciendo.

Miramos los ventanales y ya no estaban, todo a nuestro alrededor se había ido como por arte de magia.
La música gregoriana seguía sonando de fondo y cada vez más fuerte, tanto que hasta las paredes temblaban y nuestros tímpanos no iban aguantar tanta presión auditiva.

Nos caímos al suelo al notar que nuestras piernas temblaban y al mirar hacia abajo, nos dimos cuenta que tampoco había suelo y que solo se veía un agujero negro, como un pozo.

Pero nosotros seguíamos notando como si nos sujetara para que no nos caigamos.
Nos intentamos levantar como pudiéramos, cuando miré hacia el lado y vi una mano esquelética atravesando a mi amigo, por el pecho, a la altura del corazón.

Yo no sabía como actuar, no tuve tiempo de reaccionar, solo pude ver aquella mano arrancarle la vida a mi mejor amigo.

La música gregoriana empezó a sonar más fuerte, haciendo que se apagaran todas las antorchas con la fuerza del sonido.

De pronto, la música ceso y unas luces se encendieron, dejando ver mí alrededor.
Yo estaba agachado, quieto, sin mover un solo musculo, cuando un joven se hacer para preguntarme si estoy bien.

Yo me caigo del susto que me propina, y miro para todos lados, viendo que en el bar, se encontraban personas normales y corriente tomándose algo sentados en sus respectivas sillas.

El camarero, desde la barra, me dijo que tenía el wiski en la barra y que si estaba bien, lo cual yo le conteste que no lo sabía, que parecía como que hace unos minutos atrás no recuerdo que es lo que había pasado.

Me pongo enfrente de la barra, cojo un taburete y me siento para tomarme el wiski y dejar pasar el tiempo.


Miro hacia mi lado y allí veo un vaso de wiski por la mitad y un taburete vacío.

jueves, 21 de diciembre de 2017

Posted by Sergio V. González | File under : , ,

Llueve fuerte en el lago,
Completamente congelado.
La tierra tiembla por el rugido del volcán,
Con su sonido da paso a su hermano huracán.

Fuego en lo alto de la montaña,
Ardiendo se encontraba una cabaña.
Animales aterrados corriendo sin parar,
La madre naturaleza se alza para hablar.

Ciudades enteras se arrodillar al sentir su poder,
Cada paso que daba se dieron cuenta que iban a perder.
Un terremoto tras otro derrumbaba calles sin cesar,
La madre naturaleza destruía todo al pasar.

Todos sentían estar acabados,
La madre naturaleza quería matarlos.
Un paisaje desolado se encontraba en todo el mundo,
Un planeta que vagaba hacía delante moribundo.

Un planeta que fue destruido por sus inquilinos,

Por unos seres clasificados “malditos”.

viernes, 28 de abril de 2017

Posted by Sergio V. González | File under : , , ,



La luna estaba en lo más alto del cielo nocturno, lo único que se podía escuchar era el silbido de una brisa de verano.

Adam, que tenía solo 8 años de edad, se encontraba en ese preciso momento en su habitación, totalmente despierto.

Mientras que sus padres disfrutaban de un rato de paz en el salón de su casa, Adam seguía sin poder conciliar el sueño que tanto anhelaba. Ya que llevaba noches sin poder conciliar el sueño.

Él sabía que no podía disfrutar de sus horas de sueño, no porque tuviera pesadillas o sintiera miedo, era porque le llamaba la luz de la luna. En su interior podía escuchar como la luz, que se introducía en su interior de la habitación, pronunciaba su nombre perfectamente.

Por difícil que pareciera de creer, esto a Adam no le producía ningún miedo, es más, le producía interés por saber que quería de él.

Esa misma noche, Adam, que tenía unas ojeras que no podía ocultar de ninguna manera, se levantó de la cama, poniéndose delante de la ventana, la cual estaba abierta de par en par.

La luna se encontraba allí, como cada noche, delante de él.

Adam no apartaba la mirada ni por un instante. Y cada vez que la miraba más detenidamente, está era como si intercambiaran miradas.

Algo hacía que Adam quisiera ir hacia la luz de la luna, algo que le llamaba, que dijese que saltara desde la ventana y la cogiera al vuelo.

De pronto, Adam, sintió un susurro en su oído izquierdo que le dijo, - Nosotros te llevaremos a la verdadera felicidad. Somos los dioses de los sueños. Somos todo aquello que piensas en querer hacer antes de morirte. El mundo se está muriendo, ya no hay sueños, eres el único que hay los tiene y queremos concedértelos.

Después de que el susurro dijera todas esas palabras, hubo un silencio que parecía no tener fin. Adam no sabía qué hacer, pero su cuerpo parecía actuar solo y se fue a coger la mesilla de noche para acercarla a la ventana por la cual entraba la luz. Al subirse, golpeo uno de los cuadros que tenía, llegando a tirarlo al suelo.
Sus padres que estaban en el salón disfrutando de una película de comedia, escucharon el ruido y subieron a ver qué pasaba, ya que se pensaron que Adam estaría durmiendo a esas horas.

Cuando llegaron a la habitación de su hijo, no pudieron comprender que estaba ocurriendo. Adam estaba en el filo de la ventana y una especie de mano que provenía de la ventana lo estaba agarrando con mucha fuerza, tanta fuerza que Adam al volver en si empezó a llorar del dolor que le produjo la mano en su brazo.